COMPARTIR

miércoles, 27 de julio de 2016

Si no saben de lo que hablan: no digan nada



A raíz de la noticia del chico de Múnich que asesinó a varias personas, que sufría ansiedad,  fobia social y depresión y que fue acosado durante años… he querido hacer una entrada al respecto.

Para empezar para denunciar el hecho de que algunos periódicos pusieran como titular  el asesino de Múnich sufría de ansiedad y fobia social o el autor de la matanza de Múnich estuvo ingresado por problemas de fobia social.

¿Es que acaso los que pusieron ese titular sabían de qué estaban hablando?

¿Por qué es tan importante ese dato hasta el punto  de ponerlo en un titular?

 ¿Es que acaso creen fue ese trastorno el que le hizo cometer ese acto horrible?

¿Por qué no pusieron joven rubio con diabetes , víctima de bullying o joven de 18 años?

¿Es que sólo una persona con un trastorno psicológico puede cometer tales actos?  

 Nadie sabe como podría llegar a reaccionar ante determinadas situaciones,  en este caso fue por el Bullying,  que efectivamente puede causar fobia social,(y así lo explico en una entrada de mi blog)  nada extraño , por otra parte ,si te acosan sin parar, pero que  podría haber sido por otros motivos,  como pej que  te  maten a un hijo o te hieran de alguna manera de forma brutal .

El término fobia  unido a social puede hacer pensar, a los que no saben de ello ni se quieren informar por saber , que son personas con pavor y/o aversión a las personas ,como si a una fobia a las arañas o serpientes se tratara,  y que por ello podrían llegar a matar a su objeto aversivo. Esto es  lo que con ese titular pueden dar a entender a gente que busca causas y/o motivos al hecho de cometer tal acto y que se quedan con lo que les interesa quedarse  sin saber.

En el fondo todo por sus propio miedos . Nadie está exento de ellos, no se crean.
Si no le echaran la culpa a un trastorno,  cualquier persona , cualquiera que en estos momentos tengáis a la vista , podría ser el autor de una matanza y eso da pavor.

También es mejor pensar que el culpable es un “tarado” y no un yijadista pej  o crearía una alarma exagerada en los tiempos que corremos  ,porque esas personas no están locas , son fanáticos ,no hay causa “razonable” que lo justifique,   pero desengañaos porque la realidad es que cualquiera de los que os rodea podría llegar a serlo, un asesino,  aunque por suerte no sea algo tan común. Sólo eso es lo único cierto.

Una persona con fobia social no siempre ha vivido una mala experiencia , aunque es cierto que  en muchas ocasiones un trauma  en un momento dado  de sus vidas es lo que lo ocasiona . Traumas o malas experiencias de las que  tampoco nadie está libre de poder tener en algún momento  . 
También proviene de un carácter tímido e inhibido desde la infancia. La fobia social tiene muchos matices.

Las personas con fobia social suelen ser muy vulnerables, no hacen daño a nadie. Suelen  intentar con más fuerza que otros no hacer ese mal que en todo caso se  hacen a sí mismos , aislándose y encerrándose en sí mismos .

Que mal podemos hacer ,decía una chica con fobia social , si a veces ni nos atrevemos a salir a la calle.

Tememos el daño que las  personas nos  podrían  hacer ,a nosotros,  NO ES AL REVÉS.
Nuestra trastorno es defensivo,  no ofensivo
Nuestra actitud es la de  resistir y rechazar una agresión.

Vivimos escondiéndonos,  siendo invisibles , sin llamar la atención. Vivimos sufriendo en silencio , solos , sin explicar qué nos pasa … , por miedo al estigma (ver el estigma y autoestigma en la fobia social ), a que no se entienda,  a perder oportunidades en la ya difícil vida que tenemos y cuando de repente  aparece un titular como éste,  es tan injusto….

Las personas con fobia social tenemos un problema, pero no  hacemos daño a nadie , por favor infórmense bien e informen a sus lectores  antes de poner esos titulares lapidarios, tanto de la fobia social como de cualquier otro trastorno psicológico , porque pueden hacer mucho mal

SI NO SABEN DE LO QUE HABLAN : NO DIGAN NADA



sábado, 16 de julio de 2016

Trastorno de personalidad por evitación y fobia social



Comenzaré  explicando  la posible  diferencia o relación  entre fobia social , (más concretamente la FS generalizada,  entendiendo por ella las diferentes "situaciones de ejecución " objeto de fobia como ahora indica el dsm-v  al haber desaparecido el concepto generalizada)  y el Trastorno de personalidad por evitación .

Este tema  crea gran polémica y disparidad de opiniones. 
De hecho ni siquiera la comunidad científica se ha puesto totalmente  de acuerdo.
Lo que sí parece quedar claro es que un porcentaje elevado de personas que padecen trastornos de ansiedad presentan también un trastorno de personalidad.

Es  bastante probable que , en este caso hablando del trastorno que nos interesa, la fobia social , venga unida a un trastorno de personalidad , concretamente  la evitativa que es la más común con FS.

Se advierte por ello considerar la posibilidad de ese segundo diagnóstico de personalidad evitativa, ante casos de evitación a muchas situaciones sociales.


Resultados de estudios
  • Resuelven que no existen diferencias estadísticamente significativas entre los grupos (FSG y FSG+TPE) en ninguna de las variables medidas.

  • La vulnerabilidad genética para padecer tanto FS como TPE es común a ambos trastornos,
Esta base genética común muestra coherencia  con la propuesta de que existe un continuo en la ansiedad social. Dentro de este  el TPE se podría considerar como el extremo más grave del gradiente o como FSG,




Esta mayor vulnerabilidad genética también encuentra apoyo en el hecho de que los que presentan FSG+TPE temen y /o evitan un mayor número de situaciones sociales que los que solo cumplen los criterios  para el diagnóstico de FSG, siendo mayor en el grupo con FSG+TPE

CONCLUSIÓN  
Los resultados de estudios avalan la posición que el trastorno de personalidad por evitación no debería ser considerado una entidad diagnóstica independiente, sino que debería formar parte del gradiente Ansiedad social situándose el extremo de mayor gravedad del continuo.


Es decir  que el trastorno  de personalidad evitativa  sería en todo caso una forma de fobia social agravada, constante y estable en el tiempo, con un patrón de inhibición social mucho mayor , de mayor cronicidad y dificultad en su tratamiento .


Los TRASTORNO DE ANSIEDAD están asociados a una  ansiedad que llaman rasgo ,  es decir una   característica de personalidad estable con una  carga genética que podría estar implicada en una vulnerabilidad a padecer trastornos de ansiedad  y estos  predisponen ,en algunos casos,  a los trastornos de personalidad.









TRASTORNO DE PERSONALIDAD POR EVITACIÓN



En mi caso mi forma innata de ser por genética  ,  mi características de personalidad  desde la infancia  , y con ello mi forma de gestionar  mis  vivencias particulares siempre tendentes a la evitacion de un posible daño, es  lo que probablemente  me hizo desarrollar un trastorno de personalidad por evitación.
 

No aceptaba lo desconocido ni  gente nueva sólo mi  figura de protección que era  mi madre, es decir , mostraba una gran inhibición conductual  desde niña 

En la infancia quedó en esa gran timidez   ,pero esta evolucionó a una gran limitación que afectó a mi vida social y laboral.




Una baja autoestima o excesivo miedo a la evaluación negativa, parecen ser patrones  que se  repiten .
En mi caso creo que  es más bien  por un exceso de perfeccionismo . No me conformo con un 5, o un 9  ha de ser un 10  y trabajo para ello constantemente ,  sino, no me siento bien y claro con este nivel de exigencia es difícil convivir.

Para saber cual es el comportamiento que debo adoptar ,saber si he hecho lo correcto o lo que se esperaba de mí ,busco las reacciones de los demás y su aprobación.

La realidad es que esto lo hacemos todos de una forma inconsciente , sin darnos cuenta,  no sólo gente con FS o TPE , la diferencia es que en  nuestro caso , por genética, seguramente ,  identificamos las respuestas de los demás con mayor  intensidad y por ello nos importa más lo que piensen los demás de nosotros

Esto no deja de ser un instinto de supervivencia.  La fobia social nos genera un miedo al rechazo que hace que el cerebro nos cree una alarma y evitemos situaciones incómodas que ponen supuestamente  en peligro nuestras vidas.

La realidad es que si no nos importara lo que pudieran pensar de nosotros los demás ,  haríamos cosas que probablemente nos meterían en problemas y eso nos traería consecuencias negativas a nivel social,  como perder amigos, un trabajo etc .

Por tanto un pequeña dosis de ansiedad social no viene mal a nadie.

El problema está cuando la ansiedad es exagerada y el miedo irracional.
Es decir cuando nos preocupamos en exceso ante la posibilidad de ser rechazados , cuando nos hace sufrir y afecta a nuestras vidas.

Mi dosis de ansiedad está en buscar ese 10 . Lo malo  es que ese nivel de perfección,  traspasa límites y se vuelve enfermizo, porque  hace que me preocupe más de los demás que de mi misma, es decir, para ser perfecta ante los demás no vale con serlo ,tienes que buscar  lo que los demás ,uno por uno,  quiere y necesita .

Cuando no llego al nivel de exigencia que me monto en mi cabeza , en cualquiera de las ramas de mi vida , tiendo a evitarlo .

Por ello pej el mundo laboral es una de las cosas que evito. Me resulta altamente estresante y ansiógeno el hecho de estar en una trabajo  y ser perfecta, no sólo socialmente con los compañeros,  si no en el ejercicio  de mi trabajo  y con ello aguantar ese nivel de responsabilidad.

En circunstancias normales la evaluación de los demás , especialmente entre desconocidos o poco conocidos ,   está en una media  normal   y por tanto no es que tema su posible evaluación negativa , porque  sé de entrada que eso no se dará  , pero por alguna razón  necesito que me vean por encima de una evaluación normal y eso me crea mucha ansiedad.
 
El grado de exigencia es insoportable , tiendes a medir tus palabras ,tus movimientos ,tus miradas ….. todo…. estudias , observas , miras que pueden necesitar los demás , qué querrían,  incluso antes de que lo pidan. Temes decir cosas inconvenientes que te haga bajar algún punto.etc

El grado de control sobre tus actuaciones es del 150%, esto no hay humano que lo soporte ni 24 horas y lo evitas porque  esa terrible ansiedad y rigidez constante es insoportable y  realmente acaba peligrando tu salud física.

No puedo evitar ser así. Forma parte de mí,  también dentro de mi familia . De hecho empezó ahí.  
Por circunstancias familiares personales y por propia personalidad innata desde pequeña tenía que ser mejor que mis hermanos , hacer todo lo que mis padres querrían aún sin pedirnelo, además  me auto proclamé cuidadora de ellos  , especialmente a nivel psicológico.  

 
Yo no importaba , solo que mis padres estuvieran bien y solo así yo estaba bien. Buscaba y hacía lo que pudieran necesitar ,siempre pendiente, era  su sombra .
Me adelantaba a sus necesidades y buscaba decir lo que necesitaban oír. 


Quizá esté aquí la parte aprendida de mi trastorno   , extendiendo estos cuidados , perfeccionismo etc al resto de la sociedad.


 CARACTERÍSTICAS DIAGNÓSTICAS DEL TPE SEGÚN EL DSM-5

 Imagen con criterios TPE

A mí se me diagnsticó TPE hace mucho porque mi fobia social era generalizada y  con grado elevado de evitación.

A continuación hablo desde mi experiencia, por hacer algo más comprensible y cercano una teoría en la que tampoco tenemos que encajar en un 100% y que resulta fría y desprovista de alma para entender  , humanizar y empatizar con  el trastorno.

Para empezar pej no  significa que siempre actúe de esta manera patológica, aunque sea una parte acusada en mi personalidad y forma de actuar.  
 Depende de muchos factores , el primero que  ese interruptor  de mi cabeza se encienda y mueva el mecanismo de esa forma digamos  equivocada. Esto depende de el día, la persona con la que deba tratar, el lugar, el humor de ese día,  la vivencia en cuestión  , las consecuencias que implique , mi fuerza en ese momento, mi estado de ánimo. ...etc

Y , se encienda o no ese interruptor equivocado , se puede decir que hago una  vida normal .

  Leído el criterio diagnóstico del tpe , se podría uno imaginar una persona sin otra vida que esa social patológica y no solo somos eso .

 Sí ,se sufre bastante , pero ahí estamos , viviendo también.  Voy al cine ,  a la playa ahora en verano  , a comer fuera , a recados , hablo con el vecino, aunque no me guste, tengo mis hobbies , mi familia, mis rutinas y responsabilidades  etc etc sobre todo nadie que me viera a simple vista o incluso de continuo ,  podría siquiera imaginar que llevo esto por dentro. Si no lo explicas nadie lo llega a saber y no lo explicas porque te dificultaría más las cosas , a parte de no entenderse claro.

Somos personas, o solemos ser,  muy sensibles y empáticas , actuamos o tratamos a las personas  como nos gustaría que hicieran con nosotros mismos .
Tenemos una antena especial para saber que podrían necesitar los demás y si les vemos tristes o mal la hacemos usar.

A veces también es por miedo a vivir reacciones o situaciones  negativas . No nos gusta molestar ni herir sentimientos.






También hablan de un determinado  tipo de comportamientos en las personas con  personalidad evitativa. 
Estos comportamientos pueden ayudar a identificar si puedes tener TPE y ,al no ser tan rígidos como en una lista oficial de "síntomas ",  puede resultar más fácil identificarse con ello o no , por eso explico algunos a continuación, también desde la vivencia :

No me siento crítica ante mi persona como cabría esperar , pero si lo soy ante encuentros sociales.  Pienso que no sabré que decir, que me quedaré muda y por todo ello no les gustaré . No porque no sea apta ,sino porque no seré capaz de mostrarlo ante mis respuestas de ansiedad por la exposición o por la razón que sea.
Es imposible además agradar a todo el mundo en ese nivel, aunque seas lo mejor , y  enfermizamente, yo  si tengo esa necesidad escondida de fondo.


Tensión fuerte en las situaciones sociales
Esto es lo que más me limita El malestar no    sólo es cuando estoy con muchas personas a la vez  , con una sola ya puedo tener  esa sensación de tensión y a veces incluso  con algún familiar .
      
Es cierto que no me gusta que personas que no conozco y no son de mi confianza me conozcan tal cual soy y buscó la manera de no dejarme ver, no hablar etc...
Prefiero y  me resulta  más fácil que quede su valoración  en actitud neutra y no esforzarme en agradar o luchar por una mayor valoración que corre el  riesgo de empeorar también . 

Pienso que no merece  la pena y es agotador ser lo que se considera perfecto,  es decir , escuchar, sonreír, entender a los demás, decir lo que quieren oír  y dejar de banda mi yo siendo o haciendo  lo políticamente correcto  .

No aceptaré una relación fija y estable  en la que deba fingir constantemente para sentirme bien.

Es cierto que evito a esas  personas, que en la vida de cualquiera son mayoria .  Mi implicación con ellas me  supone un riesgo que no quiero correr .
 
 
Igualmente pienso que si llegan a conocerme bien me aceptarán.  Es por eso que no creo que en mi caso exista un complejo de inferioridad , sino un fuerte deseo de agradar y de perfeccionismo,  no ausente de patología.
Por otro lado yo también tengo preferencias y gustos de lo que busco en las personas.


Siguiendo en la misma línea de lo anterior , si la relación social es esporádica o no fija,  tiendo a no ser asertiva . Huyó del conflicto y suelo dar la razón para evitar confrontaciones. A menudo no sé decir no y digo lo que pienso desean escuchar.También es cierto que mi forma de ser es tendente a no querer dañar a nadie de forma consciente.

Evito con fuerza, siempre que puedo, pensar y /o vivir situaciones que me perturben o me causen malestar emocional como ansiedad . No sé si por no saberlos manejar , pero me hacen sentir muy mal y si puedo los evito, aunque normalmente no se pueden evitar

Estudio y evaluó cualquier reacción de algunas personas, no todas,  de las que no sé si tendré su aprobación incondicional y que no puedo evitar su trato ,o en relaciones esporádicas,  si me interesa quedar bien por alguna razón.


Saco conclusiones erróneas y negativas de algunas de sus actuaciones para conmigo. A veces aunque las reacciones sean positivas tiendo a no creérmelo o a pensar que ha sido una coincidencia o una suerte pasajera

No me gusta  decepcionar

También se dice que las personas con TPE tienen muchos problemas para cambiar:

 
Quisiera ser de otra forma y tener una relación menos patológica con las personas , poderme acercar con libertad y tranquilidad a ellas siendo yo siempre o sin preocuparme en agradar , pero no me siento capaz para ello .
Siento esa carencia y sé que me tengo que enfrentar ,pero el precio es demasiado alto y el malestar insoportable.

No espero que la solución venga de fuera , sé que está en mí , pero es tan fuerte ese miedo y esa sensación que necesito evitarlo y por ello pienso que es algo que   no puedo hacer ni podré hacer nunca por mi misma 
(algunas cosas , otras me enfrento aunque me cueste).

Ante esta fuerte, limitación y angustia pienso a veces con miedo en mi futuro,  pero ,con otra evitación de un dolor emocional más,   pienso que en el futuro cambiaré y entonces  conseguiré hacer según qué.

En una terapia psicológica no es que piense que el psicólogo lo tenga que hacer todo como dicen en nuestro caso  , simplemente me siento incapaz de afrontar ciertas cosas . Pienso que esa es la base de mi problema y por ello que el psicólogo tendría que buscar como hacer para conseguir que pueda enfrentarme.

Yo pienso que no es justo que se diga que cuando una terapia no funciona sea culpa del paciente que no se esfuerza, quizá sea del psicólogo que no lo hizo bien ¿No? O sin echar la culpa a nadie,  que el problema se ha cronificado y que hay una dificultad especial que requiere más tiempo.

Sí, busco que el terapeuta me cure  o me dé las herramientas que yo con mi problema necesito y con ello pueda dar el paso necesario.

Lo que sí es cierto es que creo que no existen esas herramientas o no las he encontrado . 
No me sirven las palabras,  yo me conozco, sé mis fallos, sé lo que debo hacer, pero no consigo dar el paso y eso ya  solo  lo puedo hacer yo.

Ningún psicólogo puede ayudarme en eso, según mis creencias.

Ante todo somos sociables  , nuestras evitaciones no son porque lo deseemos así




Fuentes

   https://clinicadeansiedad.com/problemas/introduccion/ansiedad-y-personalidad/
http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1729-48272014000200003&script=sci_arttext



domingo, 3 de julio de 2016

Bullying y fobia social


Ojo con sombra de mano roja . No bulling


He creído necesario tratar el tema del bullying por la estrecha relación que tiene con la fobia social y por ello  un tema que ha de estar en este blog,. Sé que muchas personas con fobia social se identificarán y creo que puede servir de ayuda . Sobre todo que sepan que no están solos.

EL BULLYING ENTRE  SUS MUCHAS CONSECUENCIAS PROVOCA O PUEDE PROVOCAR FOBIA SOCIAL

Yo no lo he vivido y por eso, para hablar de ello, he querido transcribir  un artículo del boletín matamorfosis   N° 7 de  AMTAES al que he añadido algunos datos gráficos . Dicho artículo  incluye una entrevista  a una de sus socias, entre los muchos que han sufrido bulling y hoy tienen fobia social.

También he querido aprovechar para mostrar la labor de AMTAES.  
Desde aquí  doy las gracias a la Asociación   por su labor . Una ayuda más para concienciar a la sociedad contra el bullying  en este caso  y en  la lucha por el conocimiento  y protección de los afectados  por la fobia social 




Contra el bulling


El bullying siempre ha sido un tema de actualidad, pero desgraciadamente el interés público sólo recae con la intensidad que merece cuando traspasa los límites más dramáticos y evidentes.
Aún está en la memoria de muchos la noticia del suicidio de Diego  que impactó mucho. Un niño de solo 11 años que denunció en una carta de despedida que sufría acoso. Explicaba que no quería ir a colegio y que, cada vez que acudía, lo pasaba muy mal.
Nadie sabe lo que tuvo que sufrir ese niño hasta llegar a ese punto ni sabemos o se repara en lo que otros muchos pueden estar padeciendo ahora mismo, tampoco se sabe de las consecuencias desastrosas que provoca, que son muy graves, consecuencias físicas y especialmente psicológicas, que pueden ser para toda la vida.

Algunas de ellas nos son muy familiares porque las padecemos nosotros, los socios de AMTAES, como son los trastornos de ansiedad y más concretamente la fobia social, por eso os cuento el caso de un miembro de nuestra Asociación, Sandra, una chica muy joven, 21 años, que sufrió bullying y, como una de sus consecuencias, fobia social desde hace aproximadamente 9 años, aunque sólo ha sido consciente de ello hace apenas uno.

                                                                Tipos de bulling

Imagen con cuatro ejemplos de bullying


                                  Consecuencias del bullying


Imagen de escrito  con diferentes consecuencias del bullying , entre ellos la fobia social  


         Signos que delatan que un niño está siendo acosado 

Imagen de texto con los signos de niño acosado


      Diferencia entre un conflicto escolar y el bullying 


Imagen de texto con las diferencias entre conflicto escolar y acoso


Su historia me ha impresionado y me ha resultado muy interesante por varias y diferentes razones:
  1. Porque me doy cuenta que se desconoce que entre sus consecuencias está la fobia social y que ésta puede ser igualmente grave por sí misma hasta llevarte también al suicidio, si es que hay que ponerse en lo peor para que se repare en ello (el porcentaje de suicidios en fobia social es alto)

          El problema del acoso no acaba cuando éste termina, sigue siendo  igualmente grave         y preocupante.
      
  1. Porque es necesario buscar la manera de erradicar este tipo de acoso, como ya se ha hecho en Finlandia siguiendo un sistema innovador   como en Inglaterra y Francia donde ya se han tomado medidas y se han reducido “hasta en un 79%”  los casos de bullying. Así lo hacen saber en España con campañas que se difunden en Twitter a través de la etiqueta #NiPasoNiMePaso  donde se subraya la eficacia de otros países en materia de acoso escolar y se pide al Ministerio de educación que tome medidas.

 Sería necesario realizar más campañas que trasciendan como la que hizo la policía nacional en el 2013 , hacer más presente las consecuencias del bullying y que se entendiese mejor la dimensión del problema a corto y largo plazo  para tomar conciencia del mismo y así quizá las autoridades, maestros y padres actuarían más en su prevención y solución.

         Está claro que lo que se ha hecho hasta ahora no es suficiente

  1. Porque el caso de nuestra compañera me ha parecido un gran ejemplo de lucha y superación, está decidida a salir de esto, no se rinde. Pienso que su testimonio puede ayudar a muchas personas.

  1. Porque me ha recordado que muchas personas con fobia social viven sufriendo sin saber qué les pasa y por tanto sin poder buscar ayuda, en este caso fueron 9 años, algunos están muchos más e incluso toda una vida.

  1. Porque me ha admirado la forma de darse cuenta que tenía fobia social, que ella misma nos cuenta en su entrevista y el papel que juega la familia.

  1. Porque me hace sentir rabia e impotencia que niños y adolescentes hayan tenido que pasar por algo así. Si desde esas edades el mundo les está enseñando, en su corta experiencia, esa violencia, esa injusticia, ese meterse con el que ven más débil o vulnerable, a menudo amparados en un grupo que les apoya y lo consideran divertido… todo ese sufrimiento, todas esas consecuencias, en algo que creo se podría y se debería evitar.

Y lo más importante y conclusión de todas:
Porque me hace ser más consciente de la gran importancia de la difusión, y sobre  todo lo que podemos y debemos conseguir en AMTAES. Pienso que tenemos un compromiso y mucho por hacer.


Sandra ha entendido perfectamente el concepto de ayuda mutua y el sentido de la  Asociación. Al mismo tiempo está decidida a difundir el problema para ayudar a las personas que no son conscientes del mismo, de la fobia social y de los graves perjuicios del bullying a corto y largo plazo, todo ello con los medios de los que disponga incluso si supone una exposición que acepta de buen grado como otra forma de reto y superación más .
Es por todo esto que considero que su  testimonio es de gran interés, puede ayudar a muchos y servir de ejemplo.


                              ENTREVISTA A VÍCTIMA DE BULLYING    


Explica cómo eras y era tu vida antes de haber sufrido bullying.
¿Tenías amigos? ¿Una vida normal ¿Algún problema?

Mi vida antes del bullying fue difícil dado que tuve una amistad tóxica que me inhibía; todo lo que me mandara lo tenía que hacer sin rechistar, no podía tener otras amigas aparte de a ella e, incluso, la tenía que pedir perdón por cosas que yo no había hecho. Aunque viví esa amistad muchos años, considero que tuve una infancia feliz, hacía amigos con facilidad, era muy alegre y no tuve mayores problemas con nadie, hasta que llegué al instituto.

¿Cómo fue el bullying? ¿Qué te pasó? ¿Por qué razón se metían contigo?

El bullying empezó más o menos en el segundo año de instituto con unas hermanas a las que nadie se acercaba porque tenían mala fama, ya que su familia era (y es) bastante conflictiva. Yo siempre he sido muy empática y, por ello, quise ser su amiga. Fuimos amigas desde primero hasta segundo, pero en el verano las cosas cambiaron. Me gastaron una broma, yo me enfadé y las insulté, esto hizo que al verme por la calle me acabaran pegando, yo acabara con un ataque de ansiedad de campeonato y con amenazas, insultos y malas miradas hasta el día de hoy.
Ese era el comienzo, luego no podía ni pisar la misma calle que ellas sin que me persiguieran y me amenazaran de muerte. Además, compartimos curso desde tercero hasta cuarto, por lo que se me hizo muy difícil acabar el curso, pero lo logré.

¿Después de eso en qué momento comenzaste a sentir que ya no eras la de antes? Es decir, ¿Pasó mucho tiempo después a tu experiencia o fue automático? ¿En que te limitaba? ¿Qué dejabas de hacer?

Veía muy raro que ya no hiciera amigos con tanta facilidad, que me costara ir a cualquier sitio sola y que diera un cambio radical vistiendo tan de negro, pero no le di mucha importancia porque pensé que, simplemente, era rara.
Fue muchísimo más tarde cuando fui consciente de que algo me pasaba, de que ya no era la niña feliz y popular que había sido hace años. De esto me di cuenta cuando empecé a estudiar fotografía. La gente era muy buena conmigo, pero yo me alejaba, no hablaba, no confiaba, no iba a las salidas que organizaban ellos para hacer fotografías…
Entonces me sentía fatal, pensaba:
      “¿Qué demonios te pasa por la cabeza? ¡Eres rara! ¿Por qué lo haces? ¿Por qué te alejas?”
Dejé el curso a la mitad, lo que hizo que me sintiera peor.

¿Cómo empezó a afectar a tu vida la fobia social antes de saber que la tenías?

Me afectó, principalmente, en los estudios. Nunca he sido una estudiante de 10, pero aprobaba. Me costó muchísimo sacarme la E.S.O., al acabar intenté bachiller, pero lo abandoné. Intenté 2 años las pruebas de acceso a grado superior y también las dejé, y, como ya he contado, también dejé el curso de fotografía.
Me afectó también en el ámbito social. Me costaba hacer hasta lo más simple; bajar a comprar el pan. Pensaba; “¿Y si me pregunta algo que no sé? ¿Y si no llevo el dinero suficiente? ¿Y si hago el ridículo? ¿Y si me encuentro con alguien conocido y me da conversación y quedo como una idiota?, etc.”.
De aquella época sólo conservo a dos amigas.

Explica cómo te diste cuenta que realmente tenías un problema.

Me enteré de que tenía fobia social gracias a mi madre. Ella escuchó en la radio un programa donde hablaban psicólogos sobre las secuelas que puede dejar el bullying en la víctima. Me contó lo que escuchó en la radio y TODO coincidía conmigo.
Me hizo entender que ya no era feliz y que necesitaba ayuda.
Ese mismo verano, fuimos a una psicóloga de pago (ya había ido de pequeña al psicólogo de la seguridad social por otros temas y no tuvimos una buena experiencia) y, ya en la primera sesión, me dijo;
“No suelo lanzarme a dar un diagnóstico en la primera sesión, pero, estoy casi al 100% convencida de que padeces fobia social”.
Yo pensé, “¿Fobia social? ¿Qué demonios es eso?”. Al ir trabajando todas las semanas mi fobia social con la terapia cognitivo-conductual, acabé entendiendo que es lo que padezco. Fue como respirar por primera vez aire puro después de años de no saber qué demonios me pasaba.

¿Hay alguna cosa más que te gustaría decir?

Considero muy importante que se informe BIEN de las consecuencias que pueden traer consigo el bullying porque, gracias a ello, yo ahora vivo muchísimo mejor que hace un año.
No he superado mi fobia social, pero he dado pasos enormes en poquísimo tiempo y sigo trabajando y sigo luchando para lograr superarla.
Quiero que, tengas la edad que tengas, pienses detenidamente en si te merece la pena vivir así. Yo veía el mundo negro, sin oportunidades para alguien como yo y sin salidas de ningún tipo y, ahora mismo, soy una persona optimista, que lucha por tener algo del autoestima que me arrebataron hace tiempo y que busca, por todos los medios, vivir feliz.