COMPARTIR

jueves, 8 de octubre de 2015

Comer en público, asistir a fiestas..



Otro miedo social más es el de comer o beber en público  ante personas que no conoces o no tienes confianza.
De hecho éste es uno de los motivos de fobia social que más limitan  o al menos el que más te impide disfrutar de la vida .
Los fóbicos sociales desearían poder relacionarse con normalidad , les encantaría poder disfrutar de fiestas, de grupos, de salidas etc...pero lo pasan tan mal ,que lo evitan, salvo que sea con personas de su total confianza .
Prescindir de esta socialización te está abocando a cosas como no tener amigos, pareja,  estar encerrado en casa etc.. ¿y qué vida puedes tener sin eso?

Yo trato de pensar, ¿Por qué? ¿Qué nos hace actuar así? ¿Por qué comer con otras personas nos causa ansiedad?

¿Será proveniente de nuestros genes ,de nuestros ancestros primitivos, de nuestra biología?...

 ¿De tiempos tan remotos en los que uno no podía pararse a comer lo cazado hasta no encontrar un lugar seguro, porque los depredadores estarían al acecho de tu caza e incluso de tí?


Se habla del origen evolutivo de los miedos y emociones... la psicología evolutiva que intenta reconstruir los problemas que nuestros antepasados afrontaban en su entorno primitivo y cómo respondían a los desafíos. Vamos evolucionando pero esta teoría dice que existen unas raíces comunes a nuestros ancestros que permanecen . El objetivo sería entender el comportamiento humano y su función adaptativa,  es  decir, la conducta humana ha sido programada por los propios genes para propagarse de generación en generación.

¿Tendría sentido este miedo así? 

¿Algo que quedó en nuestras amígdalas  y neurotransmisores que nos impide reaccionar de forma normal ante situaciones que no tienen peligro? 

Quizá nuestros genes lo recuerdan ,en esa evolución.
Es una teoría, pero podría tener sentido.

A veces resulta tan irracional este hecho que pienso que no soy yo la que tengo ese miedo, sino que mi biología me alerta erróneamente.

 Evidentemente ya no existe tal peligro, ni ese lógico,  ni de hecho ningún otro ,ahora ya no hay animales depredadores que nos puedan atacar. No existe ningún peligro , al menos ninguno que tú puedas describir coherentemente. Es por eso que trato de buscar causas, razones...

Entre la causas de fobia social que da la OMS está una que  sugiere que podría ser heredada y habla de la existencia de un  gen en los ratones que afecta el aprendizaje del miedo ¿y si nos quedamos con los instintos más primarios y no conseguimos evolucionar con el aprendizaje, al menos en algunas facetas, porque tenemos esos genes?…
 ( ver causas de la fobia social según la OMS, al final del texto).

Si me preguntan porque tiemblo o me siento incomoda comiendo en público, aún sin haber interrelación social,  tendría un problema, porque no sabría qué decirles. A no ser que la respuesta fueran los genes y  tuviera una explicación con  este rollo evolutivo.
Gracias a Dios no me preguntarán tal cosa, porque nadie lo sabe .Es una cosa que vivo por dentro, una más de las que conlleva la fobia social y que nuevamente se esconde. Tampoco tengo interés, por otra parte, en que nadie lo sepa y como ya es algo interiorizado en mí, no me molesto en explicarlo ni que en alguien lo entienda,  para empezar porque yo tampoco lo entiendo, al menos en parte.

La solución evolutiva no es una respuesta real ni coherente , si no la colocamos en nuestro mundo actual y la adaptamos.
Comer no deja de ser algo animal y primitivo necesario para sobrevivir, pero ahora ya no comemos cocinando en una hoguera o comiendo con las manos o sin guardar las normas de educación establecidas. Ahora se fijarán en si comes mucho o poco, si haces ruidos al comer , si masticas de forma exagerada o  fea, la servilleta ha de ir aquí, limpiarse con decoro  etc. etc... Hay unas normas de corrección a cumplir que si no sigues puedes ser objeto de burla o crítica.
Si una persona con fobia social que continuamente se siente observada y objeto de valoración, está comiendo ,puede pensar que se fijan en él porque está haciendo algo mal, si a esto le añadimos la variable de comer con otras personas con objeto de una fiesta o similar que requiera también una comunicación ,hablar ,relacionarse, ya son dos variables que se unen al hecho comer que lo hacen ,o pueden hacer, insufrible.

Pero no solo a los fóbicos sociales, pej comer solo una persona en una habitación con más gente en la que no está comiendo nadie  ,puede ser algo cortante , entonces sí se fijarían y estarían pendientes.
 ¿Quién no ha ofrecido alguna vez  a los presentes ,en estos casos, lo que estaban comiendo como medio de justificarse y sentirse mejor?
Quizá evolutivamente hablando nos quedó esta costumbre ,porque nuestros ancestros repartían su caza a los otros clanes cuando habían cazado y ellos no, incluso se les daba las mejores partes, con objeto de que cuando fuera al revés ,fueran ellos quienes les ofrecieran parte de su caza.

El hecho de comer es un ritual que ,en principio , es íntimo, como hacer nuestras necesidades pej , pero desde el momento en  que comer se volvió una actividad social , se acepta comer en público ,cosa a la que los fóbicos sociales no se han podido adaptar .
Evidentemente todo son teorías mías sobre cosas que he leído, trato de buscar sentido o respuestas.
Volviendo a la realidad.

La parte que no entiendo

Para explicar esta parte  tengo que hacer un esfuerzo de introspección muy grande, intentar entenderme, colocarme en la situación y tratar de recordar que pienso.

Pej Ir a comer a un restaurante. No me molestan  los desconocidos, ellos no están en mi mesa y al no conocerme no se van a interesar en mirarme , por decirlo de alguna manera, y a mí tampoco me interesan ni  preocupan. Ellos tienen su vida y yo la mía.

  ¿ y entonces?... 

¿Por qué escojo escrupulosamente el lugar en el que me sentaré como único lugar donde me sentiré cómoda?  

Éste siempre es contra una pared, mi espalda da a la pared. Puedo hacer verdaderos malabarismos para escoger mi sitio, hasta resultar infantil para quien no conoce mi problema, pues si me quitan el sitio elegido pido expresamente que me cambien. Quiero ese sitio .
Normalmente la gente se sienta donde la casualidad o el orden de entrada les deja. 
Tampoco me gusta estar de espaldas a la gente ni estar muy cerca de la entrada del local, necesito buscar un nido de protección o mi incomodidad ante la comida en sí se multiplicará.

Aquí pej tendría sentido esa respuesta evolutiva, por buscar sentido donde no lo hay. Necesito buscar un lugar de protección y en el caso de percibir algún peligro (un depredador que mi biología recuerda pej poderme defender.

Lo que sí entiendo:

Todo esto es comprensible cuando el comer con alguien implica una relación social obligada, pej una boda con gente que no conoces , una cena de amigos no íntimos o de trabajo etc.. donde tienes la obligación de interactuar Ahí sí tiene sentido y la fobia actúa en todo su esplendor. Has de  hablar y puede ser posible que otros se fijen en ti, por el simple hecho de la comunicación.
 Ahí quieres quedar bien, resultar simpática, no cometer ningún fallo, no decir nada inapropiado y esto se extiende  a tu forma de comer. Buenos modales, no comer mucho o resultar ansiosa con la comida .... hasta la postura que adoptas temes que no sea la adecuada.
Tanta atención a querer ser perfecta ,a seguir las normas como se espera en sociedad, simplemente en tu forma de actuar, ya es motivo para tener una gran tensión y estar ,y comportarte , de una forma rígida, después ya comunicarte al mismo tiempo , un suplicio.
Alcanzar la botella de agua del centro pej y echarte en tu vaso , se convierte en una agonía tal, que puedes llegar a prescindir de ella aunque te estés muriendo de sed.
Si tienes ya la bebida en tu vaso, has de sujetarla con las dos manos para beber, porque tiemblas tanto que temes que caerá .Tus manos parecen como de goma y no puedes dejar de temblar. Igualmente has de sujetarla con las dos manos para que no se note ese temblor.

Si pasas mucho en esa reunión , comida social etc.., empiezas a ver borroso, sientes mareos, pero has de aguantar el tipo y seguir como si nada, hablar ,comunicarte, porque para eso estás ahí y es lo que has de hacer ,o salir corriendo, claro, pero no suele ser posible quedarías aún peor, aguantas como sea, aunque estés pensando que jamás volverás a pasar por ahí.

La ansiedad y la rigidez irá en aumento, cada vez cuesta más tolerarlo.

Empiezas a perder otros sentidos ,el oído, en mi caso es muy común. Me esfuerzo por oír lo que me dicen y entro en pánico cuando me doy cuenta que no les oigo ni entiendo y que me  están mirando esperando una respuesta.

 Suelo decir:
- Sí sí. 

Es decir asiento, sin saber qué dicen , y sonrío … y más pánico, porque ...

¿A qué  habré dicho que sí????

¿Era eso lo que se esperaba de mí?

Si todavía estoy sentada lo voy tolerando, si me tengo que poner o estar  en pie, por las circunstancias de la fiesta o porque tenga que ir al lavabo pej, el cuerpo se vuelve de goma ,como las manos al beber. 
Siento que me desmayaré , al tiempo que ya me duele la mandíbula por mi eterna sonrisa de aceptación. Si los demás ven que les acepto y/o escucho, estarán contentos.

Mi misión es," que todos estén contentos", osea "misión imposible" 
¿Cómo no voy a tener tensión?

Ya no sé ni andar porque pienso que mi postura es encorvada y me siento patosa, torpe, siento que puedo tropezar o chocar con obstáculos, porque soy de goma. Mi estado de ansiedad es fuerte y a veces pienso que puedo entrar en colapso .

En nuestros tiempos comer y relacionarse están muy unidos , se unen las dos variables como ya he explicado. Es bastante posible que llegados a esa exposición,   evitativa y fóbicamente hablando, digas: 

- No tengo hambre - y así eliminas una de un plumazo y dos si ya no tiene sentido que te quedes ahí yéndote del lugar.

Esta parte ,sin duda, la entiendo bien.

---------------------------------------------------

Causas de la fobia social
La Organización Mundial de la Salud (OMS), identifica algunos factores que podrían ser la causa del desorden.

Algunas investigaciones apuntan a una pequeña estructura cerebral llamada la amígdala, que puede estar relacionada con los síntomas de la fobia social. Se cree que la amígdala es uno de los centros cerebrales que controla la respuesta al miedo.

Estudios en animales sugieren que la fobia social podría ser heredada. De hecho, los investigadores identificaron recientemente un gen en los ratones que afecta el aprendizaje del miedo.

Una línea de investigación está explorando la base bioquímica que pudiera tener el desorden.

Otros especialistas exploran la idea de que una alta sensibilidad a la desaprobación puede estar basada en causas hormonales o tener raíces psicológicas

También se hacen pruebas sobre la influencia del ambiente en el desarrollo de la fobia social. La gente que la padece puede adquirir el miedo al observar el comportamiento y las consecuencias de las acciones de otros, un proceso llamado aprendizaje por observación o modelado social


12 comentarios:

  1. hay algo que funcione ya sea terapia o medicamentos que sean mas efectivos y te ayuden ha ser sociable, por que yo tengo 50 años de edad y 31 años con ansiedad social y aunque he llevado medicamentos y alguna vez terapia logre mejorar un poco pero solo en cuestion de salir de mi casa pero no en socializar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no puedo ser objetiva en lo que me preguntas , no soy médico, y tampoco me he curado para poder hablar con conocimiento de causa. Yo también he probado terapia y medicación y aquí sigo.
      La medicación no cura por si misma, sino que mínimiza los síntomas de ansiedad para poder afrontar una psicoterapia con quizá más probabilidades de éxito. En principio sola no sirve para nada porque enmascara los síntomas se cree uno más o menos recuperado y cuando lo deja vuelve a las mismas.
      Mi experiencia con la medicación es que el miedo no desaparecía. Sí es cierto que tenía más ánimo y mejor disposición para todo , pero aún así seguía evitando por lo que en mi caso y opinión muy personal (cada persona es un mundo) a mí no me valía .
      Las mejoras las va haciendo uno mismo , así como tu, y por poco que sea es un gran logro . Sólo nosotros sabemos lo que cuesta

      Eliminar
  2. Así me siento yo , a veces tengo ganas de desaparecer . Estoy cansado de decir no voy a comer o a tomar café y se pierden oportunidades en la vida. Yo como mejor estoy es solo , es triste.gracias.

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo perfectamente. Yo la sufro desde hace años, ahorita tengo 18 y vaya, estoy haciendo un gran esfuerzo para convencerme de ir a estudiar. En mi carrera, se ocupan mucho las manos. Mi gran miedo es temblar.

    Si alguien desea hablar conmigo, este es mi whatsapp: +591 69005330 o mi facebook: Mauricio Manino Perrucci.

    Saludos amigos.

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa y es muy frustrante...trabajo en una fábrica y para comer tengo que salirme a comer donde no aya nadie y si se acercan dejo de comer o me voy...es muy feo,si intento comer donde aya mucha gente siento que no puedo tragar la comida y me asusto hasta se me sube la presión

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo no soy tan tímida. Pero soy incapaz de ir a "salidas", porque sinceramente, me pongo muy nerviosa cuando tengo que pagar por servicios sumamente fáciles (cine, comidas, restaurantes, etc) o cruzar calles, caminar en general, y la cago completamente, a si que rechazo toda invitación que me hagan. Fuck

    ResponderEliminar
  6. Yo me he enfrentado, me revelé a él, y he avanzado mucho, llegué a un punto donde me pregunté ¿por qué no voy a poder disfrutar de cumpleaños, cenas de amigos, bodas, viajes...? Mi vida no podia perder esos momentos que no se volverian a repetir. Me senté y me puse a evaluar mi miedo, llegando a la conclusión que ese miedo no tenia sentido porque no había nada que temer. Dejé de buscarle una respuesta o el por qué de no poder comer con personas alrededor. Me puse mi armadura, me situé frente a él y le dije: "HASTA AQUÍ HAS LLEGADO, AHORA MI CABEZA LA CONTROLO YO. Se que me lo harás pasar mal, pero no me vas a matar ni hacer daño, simplemente me harás tener sensaciones muy desagradables, pero yo TE CONTROLARÉ y TE HARÉ DESAPARECER". Comencé a salir, a comer fuera y me centré en mi, "que me miran pues que me miren", "que lo hago mal o bien, me da igual", "que hago ruido, eso es lo que hay". No estaba dispuesto a perder la batalla cada vez que salía. Procuraba tener la mente despejada de lo que tenia rodeandome, comia tranquilamente, muy lento y lo que me apetecia comer. Si me notaba que aunmentaba la ansiedad buscaba conversación con alguien para hacer que mi mente se centrara en el tema de la conversación y no en que la gente me podia estar mirando. Así y paso a paso fui avanzando, ya casi se ha ido,
    Me decia a mi mismo"Yo soy el más fuerte y no habrá nada ni nadie que impida que consiga lo que deseo". Vas abanzando y cada paso que das te sientes GRANDE, ORGULLOSO y SEGURO de ti mismo. Se que no estoy al 100% aun, porque en situaciones de mucho estres o mucha ansiedad me puede dar la cara pero cuando saco mi armadura es él el que comienza a tenblar.

    El Actor protagonista de tu vida eres TÚ, los demás son actores con papeles secundarios, no dejes que los demás controlen tu vida, directa o indirectamente.

    ResponderEliminar
  7. Se sale a la calle pero poco,no como los que se relacionan muy bien con los demás.no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se sale menos , a veces además puedes tener incluso agorafobia como patología asociada en consecuencia y complicarlo aún más

      Eliminar
  8. Algo hay que salir,yo salgo todos los días,porque me obligo,no tengo muy claro que yo tenga agorafobia.Creo que no,pero hay síntomas que se pueden solapar de sintomatologias parecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, la fobia social y agorafobia se pueden solapar los sintomas y requiere un diagnóstico diferencial, pero también es cierto que es muy común como patología asociada

      Eliminar