COMPARTIR

martes, 8 de septiembre de 2015

El teléfono y la fobia social




¿Qué problema pueden tener los fóbicos sociales con  el teléfono?

Cuando la fobia social es generalizada el teléfono es uno de los problemas de la lista ( tengo que apuntar que en el nuevo DSM-V ya no se admite fobia específica salvo la de hablar en público, por lo tanto el término generalizada ha desaparecido también).

Parece que este miedo - angustia  ante una conversación telefónica no  les pasa a todos los que tienen fobia social,en  mi caso  sí y siempre existió,  no apareció antes o después,  venía en mi pack.
A mí me cuesta hacer llamadas tan sencillas como pedir cita a mi médico de cabecera pej
Trato de salir del paso y hacer las llamadas mínimas inevitables ,pero siempre que puedo librarme de ellas lo hago.

Recibir llamadas me cuesta algo menos, quizá porque el que llama es el que busca algo y mi función es la de hacer un favor o contestar a quien me reclama ,es decir, seguir su conversación sin más. No se me exige nada , no debo  improvisar.
No obstante, si no tengo relación cercana con el interlocutor y sé de antemano que no va dirigido a mí,( viendo el número de quien llama) lo paso corriendo ,sin coger, al interesado, salvo que éste no pueda cogerlo.
Si es un conocido  de mi confianza, lo cojo con normalidad.

Cuando son llamadas a largo plazo o que tengo un tiempo para decidirlas y/o planearlas y son llamadas que requieren una conversación un poco más larga ,me puedo pasar horas y días dándole vueltas a lo que tengo que decir antes de que llegue el momento de marcar el número.



¿Cómo me siento haciendo una llamada?
A un desconocido:
Pej algo tan corto como pedir esa cita médica.

Tengo ansiedad cuando  aparece la necesidad u obligación de hacerla. Siento angustia , desasosiego ,malestar... , desearía poderlo evitar, pero sé que es una tontería y que debo afrontarlo.
Busco un lugar donde nadie me moleste, para concentrarme en lo que debo decir, casi siempre voy con lápiz y papel, pues me concentro tanto en la exposición telefónica y en lo que tengo que decir, en la angustia , que mis llamadas pueden resultar muy automáticas y rígidas, desconectando un poco de  la realidad ,con lo que es fácil que olvide o no preste total atención a lo que me dicen o lo olvide enseguida, para evitar esa posibilidad llevo para apuntar y lo apunto en el momento.
Por eso mismo después de la llamada  tengo mucha inseguridad y duda de si lo que me dijeron es lo que recuerdo o no y para eso también me sirve lo escrito. A veces lo leo al interlocutor para que me confirme antes de colgar:
- Entonces tal día a tal hora.... ,de acuerdo ,gracias.

Necesito pensar previamente lo que quiero decir y a veces lo pienso tanto que a la hora de decirlo , con los nervios , me hago un lío y el interlocutor no me entiende.

El sufrimiento es anticipatorio y va aumentando en intensidad hasta el momento de la exposición .No lo puedo controlar:

No seré capaz de sostener bien una conversación.

No sabré explicarme por esos nervios, me quedaré en blanco, no escucharé bien las palabras (el pánico anula los sentidos), la persona no me va a entender y me lo va a decir.

Suelo hablar muy deprisa cuando estoy en esas situaciones, de hecho en mi vida diaria de tú a tú  ,y para todo, es igual. Es como si quisiera pasar desapercibida y que acabe todo lo antes posible, pero el efecto es el contrario, al hablar así no me suelen entender y tengo que repetir, haciendo que  reparen aún  más en mi persona y haciéndolo todo más agónico .
Esta posible  situación , que sé de antemano que es bastante probable que se dé , me bloquea y no lo puedo hacer de otra forma, soy incapaz de hablar de una forma más pausada y relajada.

No entiendo porque me asusta la posibilidad de que no me entiendan , es un miedo irracional más, porque racionalmente pensando te dices que  “ se repite y punto” , porque el caso es que suelo ser resolutiva y salir airosa, pero el miedo de entrada siempre está

Temo que me puedan contestar de forma desagradable y no poder reaccionar  ni saber que decir.


Al final , con  todo esto en la cabeza , me pongo nerviosa, ya no sé por dónde empezar , me salgo de mi esquema, que como he dicho suelo repetirme muchas veces antes de llamar.
A veces hasta escribo lo que quiero preguntar ,por si me quedara en blanco y/o me perdiera.
 A mí no me funcionan las nuevas exposiciones al teléfono, los miedos anticipatorios surgen cada vez.
Da igual que sean cosas tan normales o que a veces a quien llamas esté para eso, contestar tus preguntas pej ,o lo que sea, me pone muy nerviosa y es algo que me resulta altamente farragoso hacer.

Me vuelvo inútil , se me olvida hablar , colocar en orden las frases , confundo las palabras , es un milagro que a veces sí que me entiendan…
 Si tengo preparado un discurso un poco más largo , cuando por fin llamo, queda resumido a la mínima expresión.
Por supuesto el corazón me va a mil, mientras está en curso la llamada , y cuando cogen es como si se me parara el corazón de golpe , pero ya no hay salida posible y escupes lo que puedes.

Como veis hago complicado algo muy sencillo, pero así es como lo vivo yo.

CON CONOCIDOS
Lo extraño e incomprensible es que tengo dificultades también con conocidos y con personas en las que mi fobia social no se presenta en absoluto de forma presencial , de hecho ni al teléfono, porque son de mi confianza total , no me preocupa en absoluto que me juzguen o lo que sea que me bloquee.
 El problema en este caso surge al decidir hacer la llamada en sí.

Quizá que no sé que contarles y parece que si llamas es para eso (salvo que les llames por algo muy determinado).
Me pongo ansiosa y parece que es obligado hablar tú, porque eres tú quien llama y que los demás esperan que seas tú quien se exprese y exponga.
También me preocupa mucho molestar o llamar en un mal momento.
Mi familia se harta de decirme que eso les da igual,y que llame cuantas veces quiera, que con decirme que ahora no pueden atenderme, que llame más tarde, ya está , pero yo no consigo racionalizar  y me siento mal cada vez.
No sé si sea eso , pero me tengo que crear otro ritual para hacer estas llamadas (vivo lejos de mi familia y les llamo al menos una vez por semana).
Les aviso de que les llamaré tal día a tal hora al móvil , no admito la improvisación y lo hago siempre a la misma hora y día, así sé que mi llamada no les pillará de sorpresa.
Sea como fuere reconozco que mi reacción ante el teléfono es patológica


Me asombra ver cómo la gente puede llamar a cualquier hora sin pensar ni preocuparse en otra cosa que el objeto de su llamada o simplemente hablar sin objeto alguno, a veces incluso a horas posiblemente intempestivas y que además lo disfrutan.
Admiro esa libertad, esa normalidad, que además suele ser  bien recibida y que a mí me resulte tan estricto y rígido todo.Yo no lo puedo hacer. 

Nuevamente lo traslado a mi vida diaria y añado que es igual .Necesito ponerle un objetivo a todo lo que hago, y éste,  nunca es el placer o deseo en sí mismo.
Para mí todo tiene una función, supongo  que es mi rigidez la que me dificulta todo , el deseo de no molestar a nadie, ni a mi propia familia.

¿Qué debería saber alguien que quiere tratar de entender esto?

Que  nuevamente es algo que no se puede evitar. 
Mi cabeza funciona así,  mis alarmas saltan, la realidad es que entro en pánico, no oigo y como consecuencia  no puedo  o me cuesta mucho comunicarme por teléfono.

No se debe pensar que llamar ha de ser algo  tan fácil como el simple hecho de cogerlo .Son muy comunes comentarios del tipo:
  - El teléfono no muerde, nadie puede hacerte daño,  no hay peligro, cógelo...

Es algo más que el hecho de cogerlo y como la gente lo ve tan normal,porque lo es, no pueden entender ese algo más.

Difícil explicar lo que sientes, lo que te produce una comunicación telefónica. Lo intentaré.

Cuando hablas en esa conversación te sientes un ser inepto, en ese  momento, porque tus facultades se anulan y no consigues expresar lo que quisieras o de la forma que quisieras y como una vez y otra te pasa lo mismo, es fácil que puedas tener esa ansiedad anticipatoria ante lo que sabes  te espera e incluso  entrar en  pánico al vivirlo .
Se convierte en un bucle, la ansiedad favorece mi ineptitud, y ver mi ineptitud , por decirlo de forma resumida, dispara mi ansiedad y como van unidas, no las puedes separar para que paren. Es algo similar a lo del huevo y la gallina.
¿Qué fue primero? El caso es que la gallina está, sea quien fuera primero, y el miedo, ansiedad, angustia... (llamese como quiera) ,en este caso, también.

(NO, señores psicólogos, no es tan fácil como controlar la ansiedad y respirar , ni modificar mi pensamiento negativo y no todo es culpa de la autoestima. Es como si os estuviera oyendo.
 Yo identifico pefectamente mis pensamientos y se cuales son los positivos )

También está que la fobia social te dificulta la facilidad de comunicación en general, ya sea por falta de habilidades sociales o por el propio miedo de sociabilizar o de comunicarte incluso para lo mas mínimo.

Se podría pensar que esa sociabilización telefónica pudiera ser más fácil, al no ver a tu interlocutor, pero la realidad es que en algunos casos puede ser igual o incluso más difícil.
En persona los gestos pueden ayudar, tanto los tuyos para expresarte y dar más información que la hablada, y que por ello ya te entiendan mejor,  como de la otra persona pej una sonrisa de su parte ,un asentimiento de  cabeza o señales de ese tipo que te pueden ayudar a animarte  a seguir en tu discurso, viendo que te están escuchando y entendiendo.

En todo caso se debería entender que una persona con esta fobia  lo pasa realmente mal haciendo esas llamada, que no es algo fácil de superar, que surge solo , así como de la nada, y que por favor es algo más que el hecho de coger ese teléfono , que somos fóbicos, pero no tontos.





                                                           Fuente : Cassandra


2 comentarios:

  1. Hola Laine,

    Me siento muy identificado con tu experiencia con los teléfonos.

    Aunque ya lo llevo mejor, es algo que me resulta molesto, me pone inquieto y me llevo pensando un buen rato que decir antes de llamar.

    Con la gente más cercana (o con la que me siento más seguro) no me pasa, pero si tengo que llamar al mecánico, al peluquero para pedir cita o incluso a un familiar con el que no tengo mucho contacto o no me dan una sensación de seguridad/empatía alta, me afecta y trato de evitarlo a toda costa.

    En mi caso si trabajo, y creo que el tener que atender si o si llamadas teléfonicas de clientes me ha ayudado mucho. Al principio estas llamadas me ponían bastante nervioso o inquieto, pero quizás por la práctica que me he visto obligado a adquirir, lo llevo mucho mejor.

    Eso si, soy incapaz de atender un teléfono quieto o sentado xD siempre me muevo y voy andando de un sitio para otro, incluido en la oficina xD

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también tengo mis trucos y cuando no tengo más remedio me funciona jeje..
      Me aparto y me alejo ,si hay gente cerca, y me busco un lugar tranquilo en el que sepa que no me escucharán ni interrumpirán.
      Repaso lo que quiero decir y llevo lápiz y papel, eso me da seguridad, pej para hacer un esquema si fuera necesario de lo que quiero decir y apuntar posibles datos u horarios de la respuesta ,porque la ansiedad me nubla bastante y me ayuda estar prevenida ante el peligro de pánico y/o de quedarme en blanco que suele ser bastante habitual en mí y además luego no recuerdo y dudo por lo mismo .
      También me ayuda apagar la luz y que el sitio esté oscuro. En definitiva buscarme un ambiente propicio y lo más seguro posible.
      Yo no sé como llevaría un trabajo en el que tuviera que hacer diferentes llamadas ,para diferentes cosas. Creo que me adaptaría si fueran repetitivas y siempre para lo mismo, sino creo que sería algo insufrible, que bien que tu lo puedas hacer, a mi me resulta un gran mérito lo tuyo , porque sé que se siente o como se vive.

      Eliminar